Era jugarse la vida en un bolado… Destacado

Escrito por  Feb 05, 2021

 

* Crónica de una muerte anunciada.

Culiacán, Sinaloa. Era jugarse la vida en un bolado. La camioneta llegaba a la caseta de cobro de Limón de los Ramos con los dos jóvenes levantados y sólo sería cuestión de minutos para llegar a su destino donde serían torturados antes de ser fusilados. Cualquier lugar a orilla de la carretera habría sido propicio para hacer el “jale”. Este era el momento oportuno para intentar el escape y librar ese fatal destino. Sin pensarla mucho, los dos jóvenes lograron bajar de la camioneta y empezaron a pedir auxilio. Pero nada ni nadie les hizo caso. Ni los soldados de la Guardia Nacional que se suponen vigilan en todo momento la seguridad del sitio. Eran las 4 de la madrugada. Su destino ya estaba trazado. Bastaron unos cuantos pasos al norte de la caseta ubicada a la salida de Culiacán para que los gatilleros cumplieran el encargo. Nueve balazos calibre 9 milímetros dispararon sobre sus presas que cayeron al suelo prácticamente ya sin vida. Y al final, la huida de los criminales.

Enrique Rodríguez