La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, justificó la decisión por lo que describió como comportamiento "errático" de Brennan.

 

El exresponsable de la CIA había calificado recientemente a Trump de un "peligro" para la seguridad nacional de Estados Unidos.

 

Además, Brennan se mostró sorprendido esta semana "por lo a menudo que (el presidente) falla a la hora de mantener los estándares mínimos de decencia, urbanidad, y honradez" al comentar el reciente insulto de Trump a una exasesora a la que llamó "perro".

 

Ayer, siete exdirectores de la CIA, además de varios altos cargos de inteligencia, firmaron una carta de respaldo a su colega, en la que afirmaron que la medida contra Brennan es "profundamente lamentable", y advirtieron de que es un "intento de sofocar la libertad de expresión" (excelsior).